La vida no es algo que tengas que ganar, en el momento en que naces ya te la has ganado. Enhorabuena! En este momento has empezado a desarrollarte en los terrenos afectivo, cognitivo y socio-moral. Los primeros años, tu desarrollo dependerá de el buen hacer de otros. El resto es más cosa tuya!

A menudo nos cuestionamos si somos felices. La respuesta normalmente va relacionada a nuestra situación presente. Rara vez diríamos, yo soy feliz porque en un pasado experimenté la felicidad, o soy feliz porque sé que un futuro experimentaré la felicidad. En la primera opción, podríamos afirmar que detrás de esas palabras se encuentra una persona exageradamente conformista, por el contrario, pensar en la felicidad cómo un estado futuro parece de iluso.

Pero, ¿que es la felicidad? Para algunos autores del «New Tought»la felicidad es una actitud mental que el ser humano es capaç de asumir conscientemente, es decir, es una decisión. La idea de que la felicidad sea una decisión está basada en el hecho de que buscamos muchas formas de encontrar esa felicidad en muchos aspectos, y aún así, nos es muy complicado.

Según la filosofia orientalla felicidad se concibe como una cualidad que es producto de un estado de armonía interna que se manifiesta como un sentimiento de bienestar que perdura en el tiempo. Teniendo en cuenta esta manera de vivir la felicidad, el extremadamente conformista pasaria a ser una persona que vive en equilibrio y armonía interior, aunque su situación actual sea cualitativamente peor que en épocas anteriores. Esta idea choca directamente con occidente, pues los occidentales, por norma general, consideramos la felicidad como un estado de ánimo pasajero. Esta manera de vivir la felicidad reafirma las palabras de Nietzche, en las que dice que el «El ser humano no fue concebido para la felicidad, sinó que está destinado a sufrir». Para el iluso, que piensa en que algún día alcanzará la felicidad, ésta es una meta, y la felicidad se produce en forma de emoción cuando cree haberla alcanzado. 

¿Que es para mí la felicidad?, ¿soy feliz?, ¿que debo hacer para conseguirla?… Aristótelesafirma que «Todos estamos de acuerdo en que queremos ser felices, pero en cuanto intentamos aclarar cómo podemos serlo, empiezan las discrepancias» Pués la manera de ser feliz es diferente en cada persona y formular una receta mágica, casi imposible. En caso de que no seas feliz, ¿Por que no lo eres?. Numerosos artículos nos dan pistas acerca de los motivos, entre los cuáles se encuentran pasar demasiado tiempo frente al televisor, mantener relaciones conflictivas, tener un estrés incontrolable, vivir en un ambiente excesivamente estresante, falta de sueño y descanso, mala alimentación e inconformidad por una situación. Este último aspecto suele ser el mas escogido y en muchas ocasiones nos «rallamos» pensando y pensando, dándole vueltas a un tema sin encontrar una solución. En la vida hay cosas que podemos cambiar, otras sin embargo se escapan totalmente de nuestro control desafiando nuestra capacidad para aceptar la adversidad. Nos guste o no tenemos que aprender a aceptarlo. Puede que no nos guste la ley de la gravedad , pero nos guste o no, si nos negamos a aceptar la realidad de esta ley estamos destinados a la frustración constante, lo mismo nos puede pasar con la imposibilidad de retroceder en el tiempo o en casos mas simples cómo la multa que debemos pagar sí o sí para poder retirar nuestro vehículo del depósito municipal si se lo ha llevado la grúa.

El sociólogo Aaron Antonovsky, considerado por la mayoría uno de los fundadores de la ciencia del bienestar, sostiene que el sufrimiento es inherente a la existencia humana. De acuerdo con Antonovsky y los budistas, la insatisfacción, la desesperanza y la infelicidad forman parte de la vida y la parcelan. Esta idea se relaciona con la afirmación de Nietzche, al cual hemos citado anteriormente, pero… ¿Podemos controlar otros aspectos de la vida?Pues claro que sí! Indudablemente. Hay aspectos de la vida sobre los que no tenemos ningún control pero todo lo demás necesita del pensamiento , la acción y el corazón para crear nuestro camino hacia esa felicidad. Esa felicidad que debe instalarse en nuestras vidas.