Este monográfico está elaborado a partir del contenido en escritos de autores relevantes que hablan de la autoestima como aquella máxima que es necesaria para liderar con efectividad una empresa, desempeñar un puesto de trabajo, alcanzar objetivos, mantener unas buenas relaciones sociales,…

Me parecía adecuado realizar una breve introducción sobre diferentes aspectos de la autoestima que se deben a tener en cuenta, antes de explicar actividades que la fomenten. Las actividades están destinadas a trabajar los seis pilares que propone Branden N.

La autoestima se construye. Es como la construcción del edificio en el que ansias vivir y en el que tú puedes escoger los mejores materiales, por supuesto, si perseveras.

Antes de empezar con el primer punto he creído oportuno  señalar uno de los fragmentos que el humanista Pico Della escribió en su Discurso sobre la dignidad del hombre , un fragmento que describe con talento narrativo, la voluntad del ser humano y de su capacidad de cambio.

¿Quién, pues, no admirara al hombre? A ese hombre que no erradamente en los sagrados textos mosaicos y cristianos es designado ya con el nombre de “todo ser de carne”, ya con el  de “toda criatura”, precisamente porque se forja, modela y transforma a sí mismo según el aspecto de todo ser y su ingenio según la naturaleza de toda criatura. Por esta razón el persa Euanthes, en ese pasaje donde expone la teología caldea, escribe: “el hombre no tiene una imagen nativa, sino muchas extrañas y adventicias”. De aquí el dicho caldeo: “Enosh hu shinnujim vekammah tebhaoth baal haj”, esto es, “el hombre es animal de naturaleza varia, multiforme y cambiante”.

Pero ¿para qué destacar todo esto? Pues para que comprendamos, ya que hemos nacido en la condición de ser lo que queremos, que nuestro deber es cuida de todo esto: que no se diga de nosotros que, siendo en grado tan alto, no nos hemos dado cuenta de habernos vuelto semejantes a los brutos y a las estúpidas bestias de labor. Mejor que se repita acerca de nosotros el dicho del profeta Asaf: “Son ustedes dioses, hijos todos del Altísimo”. De modo que, abusando de la indulgentísima liberalidad del Padre, no volvamos nociva en vez de salubre esa libre elección que él nos ha concedido. Deseamos que invada nuestro ánimo una sacra ambición de no saciarnos con las cosas mediocres, sino de anhelar las más altas, de esforzarnos por alcanzarlas con todas nuestras energías, dado que, con quererlo, podremos.

1.QUÉ ES LA AUTOESTIMA

La autoestima, según Nathaniel Branden, es una necesidad humana fundamental que va mucho mas allá de ese sentido innato de la valía personal. La autoestima, plenamente consumada, es la experiencia fundamental de que podemos llevar una vida significativa y cumplir sus exigencias. Más concretamente podemos decir que la autoestima es lo siguiente:

  • La confianza en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida.
  • La confianza en nuestro derecho a triunfar y a ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos.

Es una fuerza motivadora que inspira un tipo de comportamiento. Hay una retroalimentación constante entre lo que hacemos y la autoestima. La autoestima es una consecuencia generada por una serie de pensamientos. Es la reputación que llegamos a tener para nosotros mismos.

Abraham Maslow, en la pirámide de las necesidades o jerarquía de necesidades sitúa a la necesidad del reconocimiento y la autoestima en el cuarto nivel, el del del reconocimiento, la confianza, el respeto y el éxito. Por debajo, como más básicas, se encuentran las necesidades fisiológicas, las de seguridad y las de pertinencia.

Maslow estima que, una vez se hayan cubierto las necesidades básicas (fisiológicas y de seguridad), la persona busca la satisfacción de sus otras necesidades de orden más elevado, con el fin de alimentar sin cesar sus motivaciones y llegar a la punta de la pirámide.Una necesidad de orden superior sólo puede satisfacerse si las precedentes están cubiertas.

Autores como Branden N., añaden que hacer una pirámide de las necesidades se puede convertir en una simplificación engañosa, porque aunque parece obvio que la autoestima debe aparecer por encima de niveles de necesidades fisiológicas y de seguridad, no es tan obvio que la necesidad de ser aceptado sea una necesidad más básica que la autoestima.

Branden, Doctor en psicología de la Universidad de California y psicoterapeuta especialista en la psicología de la autoestima establece seis pilares, que son un conjunto de prácticas necesarias para conseguir un buen nivel de autoestima. Estos pilares son:

  1. Vivir conscientemente
  2. Aceptarse a sí mismo
  3. Asumir la responsabilidad de uno mismo
  4. La autoafirmación
  5. Vivir con propósito
  6. La integridad personal

2. FALSEDADES A CERCA DE LA AUTOESTIMA

La frase “Tiene demasiada autoestima” se utiliza con frecuencia pero mal utilizada. A veces la alta autoestima se confunde con ser jactancioso, fanfarrón o arrogante; pero tales rasgos no reflejan una gran autoestima, sino una muy baja.. Las personas con una autoestima elevada no se comportan de manera superior a los demás; no persiguen mostrar su valor comparándose con los demás

Una autoestima pobre no significa necesariamente que seamos incapaces de conseguir

valores reales. Algunos de nosotros podemos tener talento, energía y deseo de conseguir muchas cosas, a pesar de los sentimientos de incapacidad o de indignidad como. No significa que vayamos a ser menos efectivos y menos creativos de lo que podemos ser; y significará que tendremos una capacidad deficiente para sentir alegría de nuestros logros.

Si un error es negar la importancia de la autoestima, otro es esperar mucho de ella. En su entusiasmo, hoy en día muchos escritores afirman que necesitamos un saludable sentido del valor de uno mismo, para asegurarnos la felicidad y el éxito. Pero la autoestima no es una panacea para cualquier cosa. Aparte de la cuestión de las circunstancias y oportunidades externas que tengamos, hay un número de factores internos que claramente tienen influencia como el nivel de energía, la inteligencia y el deseo de nuestros logros (contrariamente a lo que a veces se oye, el deseo no se correlaciona con la autoestima de una forma simple y directa, ya que tal deseo puede activarse tanto por una motivación negativa como positiva cuando, por ejemplo, una persona es impulsada por miedo a perder el amor o al estatus más que por la alegría de expresarse a sí mismo.

3.CONDUCTA DE LAS PERSONAS CON UNA AUTOESTIMA SALUDABLE VS BAJO NIVEL DE AUTOESTIMA

Mientras una autoestima saludable busca objetivos exigentes que la estimulen y el lograrlos la alimenta, la baja autoestima busca la seguridad de lo conocido y poco exigente y limitarse a ello la debilita. Cuanto más alta sea nuestra autoestima, mejor equipados estaremos para enfrentarnos a la adversidad en nuestras profesiones y en nuestras vidas personales; cuanto más rápido nos levantemos después de una caída, más energía tendremos para comenzar de nuevo; seremos más ambiciosos, no necesariamente en sentido profesional o económico, sino en cuanto a lo que esperamos experimentar en la vida: emocional, creativa, espiritualmente. Cuanto más baja es nuestra autoestima, a menos aspiramos y menos logros obtenemos. Los dos caminos tienden a reafirmarse y a perpetuarse. Si nuestra autoestima es alta, más dispuestos estamos a entablar relaciones positivas y a rechazar las nocivas. Los similares se atraen, la salud atrae a la salud, y la vitalidad y la apertura a los otros son naturalmente más atractivas para las personas con una autoestima positiva que la vacuidad y la dependencia.

Una autoestima saludable se correlaciona con la racionalidad, el realismo y la intuición; con la creatividad; la independencia, la flexibilidad y la capacidad para aceptar los cambios; con el deseo de admitir y de corregir los errores; con la benevolencia y con la disposición a cooperar. Una autoestima baja se correlaciona con la irracionalidad y la ceguera ante la realidad; con la rigidez, el miedo a lo nuevo y a lo desconocido; con la conformidad inadecuada o con una rebeldía poco apropiada; con estar a la defensiva, con la sumisión o el comportamiento reprimido de forma excesiva y el miedo o la hostilidad a los demás.

Cuanto más sólida es nuestra autoestima, más ambiciosos tendemos a ser , en el sentido de lo que deseamos experimentar en la vida en un plano emocional de forma creativa y espiritual.

Cuanto más baja sea nuestra autoestima menor será lo que esperemos y menor será lo que probablemente aspiremos a conseguir.

Un principio importante en las relaciones humanas es que tendemos a sentirnos más cómodos, con las personas cuyo nivel de autoestima se parece al nuestro. Con los que son diferentes a nosotros nos podemos sentir atraídos en algunos temas, pero no en el que nos ocupa. Las personas con una autoestima alta tienden a sentirse atraídas por personas cuyo grado de autoestima es alto.  Las personas con una autoestima baja buscan la baja autoestima, inconscientemente, por supuesto, por aquella lógica de habernos encontrado con un alma gemela. Las relaciones mas desastrosas se dan entre aquellas personas que tienen un bajo concepto de sí misma; la unión de dos abismos no crea una cima.

La gente con un grado alto de autoestima seguramente puede derrumbarse por un excesivo número de problemas, pero tendrá capacidad de sobreponerse con mayor rapidez otra vez.

Una autoestima saludable no nos garantiza que no vayamos a sufrir ansiedades y depresiones ante las dificultades de la vida, pero no hace menos susceptible y nos prepara mejor para enfrentarlas, rechazarlas y superarlas.

A continuación se exponen una serie de características en las conductas de las personas que poseen una baja autoestima y las que poseen un nivel bajo.

Características de las personas con autoestima baja

  • Son indecisas, tienen dificultades para tomar decisiones, tienen miedo exagerado a equivocarse. Sólo toman una decisión cuando están completamente seguros de obtener resultados al 100%.
  • Piensan que no pueden, que no saben nada, que no lo van a conseguir.
  • No valoran sus talentos ni sus posibilidades. Ven sus talentos pequeños, en cambio los de los otros los ven grandes e incluso exagerados.
  • Tienen miedo a lo nuevo y evitan los riesgos.
  • Son muy ansiosos y nerviosos, lo que les lleva a evitar situaciones que les dan angustia y temor.
  • Son muy pasivos, evitan tomar la iniciativa.
  • Son personas aisladas, tímidas y casi no tienen amigos o muy pocos.
  • No les gusta compartir con otras personas sus sentimientos.
  • Evitan participar en las actividades que se realizan en su centro de estudio o de trabajo.
  • Temen hablar con otras personas de cualquier tema, se sienten continuamente evaluados.
  • Dependen mucho de otras personas para hacer sus tareas o realizar cualquier actividad.
  • Se dan por vencidas antes de realizar o iniciar cualquier actividad.
  • No están satisfechas consigo mismas, piensan que no hacen nada bien.
  • No conocen sus emociones, por lo que no pueden expresarlas.
  • Debido a que no tienen valor, les cuesta aceptar que las critiquen.
  • Les cuesta reconocer cuando se equivocan.
  • Manejan muchos sentimientos de culpa cuando algo sale mal.
  • Ante resultados negativos buscan la culpabilidad en otros.
  • Creen que son los feos, los ignorantes y que todos los demás lo hacen mejor que ellos.
  • Se alegran ante los errores de otros porque así ellos se sienten mejor.
  • No se preocupan por su estado de salud.
  • Son pesimistas, creen que todo les saldrá mal.
  • Buscan líderes para hacer las cosas.
  • Creen que son personas poco interesantes.
  • Creen que causan mala impresión en los demás.
  • Sienten que no controlan su vida.
  • No les gusta esforzarse porque no creen en su capacidad.
  • Les cuesta obtener sus metas.

Características de las personas con autoestima alta

  • Saben qué cosas pueden hacer bien y qué pueden mejorar.
  • Se sienten bien consigo mismas.
  • Expresan su opinión ante los demás.
  • No temen hablar con otras personas.
  • Saben identificar y expresar sus emociones a otras personas.
  • Participan en las actividades que se desarrollan en su entorno, centro de estudio, de trabajo…
  • Les gustan los retos y no les temen.
  • Se valen por sí mismas ante las situaciones que se les presentan, implica dar y pedir apoyo.
  • Se interesan por los otros con sentido de ayuda y están dispuestos a colaborar con las demás personas, sin críticas negativas.
  • Son creativas y originales, inventan cosas, se interesan por realizar tareas desconocidas, aprenden actividades nuevas, se implican en ello.
  • Luchan por alcanzar lo que quieren.
  • Disfrutan de las cosas divertidas de la vida, tanto de la propia como de la de los demás. Se alegran de que a los demás les vaya bien.
  • Comparten con otras personas sus sentimientos.
  • Se aventuran en nuevos objetivos.
  • Son organizadas y ordenadas en sus actividades.
  • Preguntan cuando no saben algo, no tienen miedo a preguntar.
  • Defienden su posición ante los demás, de forma asertiva.
  • Reconocen sus errores cuando se equivocan.
  • No les molesta que digan sus cualidades, pero no les gusta que los adulen.
  • Conocen sus cualidades y tratan de sobreponerse a sus defectos.
  • Son responsables de sus actos.
  • Son líderes naturales.

 

4.MÉTODOS PARA EVALUAR EL NIVEL DE AUTOESTIMA

Método 1: Escala de autoestima de Rosenberg

Es un cuestionario para explorar la autoestima personal entendida como los sentimientos de valía personal y de respeto a sí mismo. La escala consta de 10 ítems o frases. Cinco están formuladas de forma positiva y cinco de forma negativa.

Este test tiene por objeto evaluar el sentimiento de satisfacción que la persona tiene de si misma. Por favor, conteste las siguientes frases con

la respuesta que considere más apropiada.

  1. Muy de acuerdo
  2. De acuerdo
  3. En desacuerdo
  4. Muy en desacuerdo

 

Ítems A B C D
1.Siento que soy una persona digna de aprecio, al menos en igual medida que los demás.        
2.Estoy convencido/a de que tengo cualidades buenas        
3.Soy capaz de hacer las cosas tan bien como la mayoría de la gente        
4.Tengo una actitud positiva hacia mi mismo/a        
5.En general, estoy satisfecho de mi mismo/a        
6.En general, me inclino a pensar que soy un fracasado/a        
7.Me gustaría poder sentir más respeto por mi mismo/a        
8.Hay veces que realmente pienso que soy un inútil        
9.A veces creo que no soy una buena persona        
10.Siento que no tengo mucho de lo que estar orgulloso/a        

 

De los ítems 1 al 5 las respuestas A a D se puntúan de 4 a 1.

De los ítems del 6 al 10 las respuestas A a D se puntúan de 1 a 4.

  • De 30 a 40 puntos: Autoestima elevada
  • De 26 a 29 puntos: Autoestima media
  • Menos de 25 puntos: Autoestima baja

Método 2: Completar frases

La labor de completar frases es un instrumento poderoso para facilitar que nivel de autoestima tienen las personas con las que vamos a trabajar. El ejercicio de completar frases puede trabajarse de muchas maneras. Aquí voy a describir una manera que es bastante eficaz.

En esencia este procedimiento, consiste en escribir una frase incompleta, un principio de oración, y empezar a agregar diferentes terminaciones con el único requisito de que cada final complete gramaticalmente la oración. Deseamos como mínimos seis terminaciones.

Debe trabajarse lo más rápidamente posible -sin pausas para pensar-. Así evitaremos inventar si nos quedamos helados, sin preocuparnos de si es un final particular es verdadero, razonable o significativo. Cualquier terminación vale, lo único que tenemos que hacer es dejarla fluir.

  • Mi actitud hacia mi mismo/a…
  • Creo que soy una persona digna …
  • Siento que la única forma de sentirme aceptado/a es…
  • Soy ….
  • Puedo hacer cosas tan…
  • Me siento verdaderamente…
  • Me inclino a pensar que soy…
  • Puedo hablar abiertamente de…
  • Creo que tengo pocos motivos para sentirme…
  • Me siento incómodo/a cuando estoy…
  • Acepto los retos y las nuevas experiencias sin…
  • Me siento contenta con…
  • Me alegro cuando otros…
  • Desearía …
  • En general me siento satisfecho/a…

 

5. ACTIVIDADES PARA TRABAJAR LA AUTOESTIMA

Las actividades están basadas en un enfoque de acción. No partimos de lo que eligen hacer los demás sino de lo que decide hacer la persona. La vida del niño comienza en un estado de total dependencia, pero la vida y bienestar de un adulto depende de la capacidad de pensar.

No podemos trabajar directamente sobre la autoestima, ni sobre la nuestra ni sobre la de nadie. Debemos dirigirnos a la fuente. Una vez comprendamos en que consisten estas prácticas, podemos empezar a iniciarlas en nosotros mismos y a relacionarnos con los demás de manera que les facilitemos o animemos a hacer lo mismo.

Existen 6 prácticas que tienen una importancia crucial que son los seis pilares de la autoestima que propone Branden N y las actividades, en forma de completar frases, están extraídas de su libro Los seis pilares de la autoestima. En todas estas prácticas no es necesario alcanzar la perfección. Sólo es preciso elevar nuestro nivel de competencia para experimentar un crecimiento en eficacia personal y respeto de uno mismo. Las prácticas son las siguientes.

  1. La práctica de vivir conscientemente
  2. La práctica de aceptarse a sí mismo.
  3. La práctica de asumir la responsabilidad de uno mismo
  4. La práctica de autoafirmación.
  5. La práctica de vivir con propósito.
  6. La práctica de la integridad personal.

 

  1. La práctica de vivir conscientemente:

“¿Por qué hemos de escuchar el corazón?” -preguntó el muchacho- Porque dónde él esté, estará tu tesoro”. Paulo Coelho, El Alquimista.

Vivir de manera consciente significa intentar ser consciente de todo lo que tiene que ver con nuestras acciones, propósitos, valores y metas -al máximo de nuestras capacidades, sean cuáles sean éstas- y comportarnos de acuerdo con lo que vemos y conocemos. Así puedo reconocer acciones justas o injustas, si he actuado bien o no y tengo que hacer las oportunas correcciones. No admitir que has cometido un error es un ejemplo de no consciencia.

“Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, el diamante y conocerse a uno mismo” Benjamin Franklin

Actividades…

Actividad 1: Lectura y trabajo del cuento “el herrero del pueblo”

El herrero del pueblo contrató a un aprendiz dispuesto a trabajar duro por poco dinero. El muchacho era joven, alto y muy fuerte, aunque un poco despistado. Era obediente y hacía las tareas que le encomendaban, pero se equivocaba a menudo y tenía que repetirlas porque prestaba muy poca atención a las instrucciones  que el herrero daba.

Al herrero esto le molestaba un poco, pero pensaba: “Lo que yo quiero no es que me escuche cuando le doy una explicación, sino que acabe haciendo el trabajo y que me cueste muy poco dinero”.

Un día, el herrero dijo al muchacho: “Cuando yo saque la pieza del fuego, la pondré sobre el yunque; y cuando te haga una señal con la cabeza, golpéala con todas tus fuerzas con el martillo”.

El muchacho se limitó a hacer exactamente lo que había entendido, lo que creía que el herrero le había dicho. Y ese día el pueblo se quedó sin herrero, muerto por accidente a causa de un espectacular martillazo en la cabeza…

Moraleja: Vale la pena estar atento y no sólo oír, sino también escuchar, a nosotros mismos y a los demás

Al principio, escuchar resulta muy difícil porque el proceso de escucha activa implica una apertura, un espacio de vulnerabilidad y ello, evidentemente genera miedo.

Escucharme me va a servir no sólo para comprenderme mejor, sino también para comprender y aceptar a las personas que me acompañan en el viaje de la vida. El mundo está lleno de personas apasionantes, empezando por mí. Para descubrirlas lo único que necesito es tiempo y actitud para escucharlas. Michael P. Nichols, dice “Ser escuchado define claramente la diferencia entre sentirse aceptado y sentirse aislado”

Sucede que a menudo hablamos más de lo que escuchamos. Y eso me recuerda a un fragmento de “El caballero de la armadura oxidada” de Robert Fisher.

“Se sentó en el suelo y continuó pensando. Al poco rato, le vino el pensamiento de que toda su vida había perdido el tiempo hablando de lo que había hecho y de lo que iba a hacer… Se dio cuenta de que durante la mayor parte de su vida no había escuchado realmente a nadie ni a nada”.

La actividad consiste en llevar una libreta pequeña conmigo, o registrar audio y apuntar todo deseo, fantasía, idea, pensamiento, reflexión,… que surja de mi cabeza. Las mejores ideas, a veces, aparecen de repente, sin previo aviso. Son burbujas que emergen desde nuestro interior.

Actividad 2: Completar frases

-Primera batería de frases:

  • Vivir de manera consciente significa para mí…

(A continuación, y lo mas rápidamente posible, sin hacer ninguna pausa para reflexionar, escríbanse tantos finales para esa oración como se pueda en dos o tres minutos (nunca menos de seis, pero basta con diez). No se preocupe sin sus terminaciones son literalmente verdaderas, tienen sentido o son “profundas”. Escriba cualquier cosa, pero escriba algo.

A continuación pase al siguiente tronco de oración:

  • Si aporto un 5% más de consciencia a mis actividades hoy…
  • Si presto más atención hoy a mi manera de relacionarme con las personas…
  • Si aporto un 5% más d consciencia a mis relaciones más importantes…

 

Segunda batería de frases:

  • Si aporto un 5% más de consciencia a (indique un problema particular que le preocupa, su relación con alguien, o un obstáculo que tiene en el trabajo, o sus sentimientos de ansiedad o depresión)…
  • Cuando reflexiono sobre cómo me sentiría si viviese de manera más consciente…
  • Cuando reflexiono sobre lo que sucede cuando aporto un 5% más de consciencia a mis actividades…
  • Cuando reflexiono sobre lo que sucede cuando aporto un 5% más de consciencia a mis relaciones más importantes
  • Cuando reflexiono sobre lo que sucede cuando aporto un 5% más de consciencia a (el objeto que ha indicado antes)…

Al realizar esta actividad , se ponen en funcionamiento fuerzas que hacen que sea prácticamente imposible dejar de actuar de manera más consciente.

Una sesión normal no debería durar mas de 10 minutos. Si dura mucho más, está “pensando” demasiado.

-Otras frases:

  • Si aporto un 5% más de consciencia cuando estoy mentalmente activo y cuando estoy mentalmente pasivo, puedo ver que…
  • Tronco de la frase: Cuando veo lo que sucede cuando yo…)
  • Si aporto un 5% más de consciencia a mis inseguridades…
  • Si aporto un 5% más de consciencia a mis problemas…
  • Si aporto un 5% más de consciencia a mi preocupación por (…rellenar)…
  • Si aporto un 5% más de consciencia a mis impulsos de evitar los hechos desagradables…
  • Si aporto un 5% más de consciencia a mis necesidades y deseos…
  • Si aporto un 5% de consciencia a mis valores y metas más profundos…
  • Si aporto un 5% de consciencia a mis valores y metas más profundos…
  • Si aporto un 5% de consciencia a mis emociones…
  • Si aporto un 5% de consciencia a mis prioridades…
  • Si aporto un 5% de consciencia a la manera en que a veces me empeño en la mía…
  • Si aporto un 5% de consciencia al resultado de mis acciones…
  • Si aporto un 5% de consciencia a la manera en que en ocasiones hago difícil que las personas me den lo que deseo…
  • Supongamos que, al meditar sobre el material anterior, la persona identifica los ámbitos de su vida en los que está sumamente consciente y también los ámbitos en los que tiene menos consciencia.
  • Lo que aquí me hace difícil permanecer totalmente consciente es…
  • Lo que bueno que aquí tiene no ser totalmente consciente es…
  • Si fuese aquí más consciente…
  • Si experimentase un aumento de consciencia de un 5% en este ámbito…
  1. La práctica de aceptación de uno mismo

La autoestima es imposible sin aceptación de sí mismo, De hecho está tan estrechamente vinculada a la autoestima que en ocasiones las ideas se confunden.

La aceptación de sí mismo es la disposición a decir respecto de cualquier emoción o conducta lo siguiente: “Esto es una expresión de mí, no necesariamente una expresión que me gusta o que admiro, pero una expresión de mí a pesar de todo, al menos en el momento en que tuvo lugar”. Es la virtud de la aceptación de la realidad aplicada a uno mismo.

“Aceptar” es mas que “reconocer” o “admitir” simplemente. Es experimentar, estar en presencia de, contemplar la realidad de algo, integrar en mi consciencia. Tengo que abrirme y experimentar plenamente las emociones no deseadas, y no sólo reconocerlas superficialmente.

La aceptación de sí mismo, conlleva la idea de compasión, de ser amigo de mí mismo.

“ El ser humano debe encontrar el camino de vuelta a sí mismo, debe convertirse en persona e individuo en el sentido radical de existencia que tiene esa palabra. El ser humano no nace para desaparecer de la historia como pieza desechable, sino para comprender su destino, para arrostrar su inmortalidad…para salvar su alma”

 Imre Kertész, Un instante de silencio en el paredón.

La gran barrera es superar es la idea que tenemos de nosotros mismos. La idea que tenemos de nosotros mismos está también influida por lo que nos han hecho creer que somos. Y eso, sobre todo, se forja en la infancia.

“ Los espejos deberían pensárselo dos veces antes de devolver una imagen”. Jean Cocteau.

A partir del modo en que el niño es acogido en su familia, su escuela y su entorno, elegirá una posición existencial. Esta elección influye en su manera de percibirse y percibir a los otros. Es un postulado básico sobre él mismo y los otros, incluso sobre su concepción del mundo, mucho mas allá de sus propios comportamientos.

Brahm Ajahn en el libro la Vaca que lloraba, afirma que la etapa más difícil del trayecto para salir de la culpa es la de convencernos a nosotros mismos de que merecemos ser perdonados.

 Actividades…

Actividad 1: Presentar el texto de Thorwald Dethlefsen y Rudiger Dahlke, en el libro titulado Las etapas críticas de la vida, donde se recrea el diario de un niño de dos años:

  • Jueves, 8:10: He tirado colonia en la alfombra. Huele bien. Mamá enfadada, la colonia está prohibida.
  • 8:45: He tirado el mechero en el café. Me han pegado.
  • 9:00: En la cocina. Me han echado. La cocina está prohibida.
  • 9:15: En el cuarto de trabajo de papá. Me han echado. Cuarto de trabajo también prohibido.
  • 9:30: He quitado la llave del armario. Jugado con ella. Mamá no sabía dónde estaba. Yo tampoco. Mamá me ha gritado.
  • 10:00: He encontrado un lápiz rojo. Pintado en la alfombra. Prohibido.
  • 10:20: He cogido la aguja de hacer punto y la he doblado. He clavado otra en el sofá. Las agujas están prohibidas.
  • 11:00: Tenía que tomar leche. ¡Pero quería agua!. Me he puesto a llorar. Me han pegado.
  • 11:30: Roto un cigarrillo. Había tabaco dentro. No sabe bien.
  • 11:45: He seguido un ciempiés hasta debajo de la valla. He encontrado cochinillas. Interesante, pero prohibido.
  • 12:15: He comido caca. Sabor peculiar, pero prohibido.
  • 12:30: He escupido la ensalada. Incomible. Pero escupir está prohibido.
  • 13:15: La siesta. No he dormido. Me he levantado y me he sentado en la colcha. Helado. Helarse está prohibido.
  • 14:00: He reflexionado. Constato que todo está prohibido ¿Para qué viene uno al mundo?

Según explica el doctor Lair Ribeiro, científicos estadounidenses llevaron a acabo un estudio con una serie de niños para saber que oían exactamente al cabo de un día. Y descubrieron que un niño, desde que nace, hasta los 8 años de edad, oye la palabra “no” un promedio de 35 veces al día.

Probablemente esos niños acabaron por relacionar que  jugar, ensayar, arriesgarse,… estaba prohibido. A continuación preguntar…

  • Que noes te dices a ti mismo? .
  • Primero elabora una lista de tus noes y a continuación clasifícalos en ”los que acepto” y los que “no acepto”. Desarrolla un plan para que las cosas que aparecen en el “no acepto” lleguen a ser aceptadas.

 

Actividad 2: Dedique unos minutos a contemplar uno de sus sentimientos o emociones que no les resulta fácil afrontar: inseguridad, dolor, envidia, rabia, humillación, miedo.

Cuando aísla el sentimiento, vea si puede enfocarlo más claramente, quizá pensando o imaginando lo que suscita normalmente. Luego respire ese sentimiento, lo que significa centrarse en él mientras imagina que dirige el flujo de aire hacia él y luego lo retira de él. Imagínese cómo se sentiría si no se resistiese a este sentimiento sino que lo aceptase plenamente. Analice esa experiencia y dedíquele un tiempo.

Ejercítese diciéndose a sí mismo lo siguiente: “En este momento estoy sinitiendo esto y esto (sea cual sea el sentimiento ) y lo acepto plenamente”.

Al principio esto puede ser difícil; puede descubrir que pone tenso su cuerpo a modo de protesta. Pero persevere; céntrese en la respiración; piense en dar permiso a sus músculos para que abandonen la tensión; recuerde, “un hecho es un hecho; lo que es; si el sentimiento existe, existe”. Siga contemplando el sentimiento. Piense en permitir que el sentimiento exista (en vez de intentar desear o querer eliminarlo). Puede resultarle de utilidad decirse a sí mismo: “Ahora estoy analizando el mundo del miedo, el dolor, la envidia o la confusión (o cualquier otra cos)”.

Actividad 3: Completar frases

A continuación se expone un programa de ejercicios de 5 semanas pensado para facilitar la aceptación de uno mismo

Semana 1:

  • La aceptación de mí mismo significa para mí…
  • Si acepto más mi propio cuerpo…
  • Cuando niego y rechazo mi cuerpo…
  • Si acepto más mis conflictos…
  • Cuando niego o rechazo mis conflictos
  • Si acepto más mis sentimientos…
  • Cuando niego y rechazo mis sentimientos…
  • Si acepto más mis pensamientos…
  • Cuando niego y rechazo mis pensamientos…

A continuación tome su tiempo para analizar el contenido

Semana 2:

  • Si acepto más mis acciones…
  • Cuando niego o rechazo mis acciones…
  • Estoy cobrando consciencia de…
  • Si estoy dispuesto a ser realista sobre mis aspectos positivos y fallos…
  • Si acepto más mis temores…
  • Cuando niego y rechazo mis temores…

 

Semana 3:

  • Si acepto más mi dolor…
  • Cuando niego y rechazo mi dolor…
  • Si acepto más mi cólera…
  • Cuando niego y rechazo mi cólera…
  • Si acepto más mi sexualidad…
  • Cuando niego y rechazo mi sexualidad…
  • Si acepto más mi excitación…
  • Cuando niego y rechazo mi excitación…

 

Semana 4:

  • Si acepto más mi alegría…
  • Cuando niego y rechazo mi alegría…
  • Si estoy dispuesto a ver lo que veo y a conocer lo que conozco…
  • Si aporto un alto nivel de consciencia a mis temores…
  • Si aporto un alto nivel de consciencia a mi dolor…

 

Semana 5:

  • Si aporto un alto nivel de consciencia a mi cólera…
  • Si aporto un alto nivel de consciencia a mi sexualidad…
  • Si aporto un alto nivel de consciencia a mi excitación…
  • Si aporto un alto nivel de consciencia a mi gozo…
  • Cuando pienso en las consecuencias de no aceptarme a mí mismo…
  • Si acepto el hecho de que lo que es, es, independientemente de que yo lo admita…
  • Estoy empezando a ver que…

 

4.Elige tu posición de vida: Se trata de escoger una de las cuatro posiciones de vida. Las posiciones de vida ayudan a saber que lugar ocupamos.

Decir “soy una persona que se siente bien” equivale a dar por sentado que somos una fuente de potencial para uno mismo y para los demás. Estamos aquí en el nivel existencial: la persona conoce un estado de bienestar, sean cuales sean sus comportamientos, y asume completamente las consecuencias de sus actos.

Decir que “no estoy bien, ni soy una buena persona” equivale a postular que somos fundamentalmente malos, que nada bueno, ni nada válido puede venir de nosotros, hagamos lo que hagamos.

La persona se coloca por debajo de los demás. Si siempre te sientes mal, cuando los demás si están bien, acabarás diciéndote a ti mismo que no vales nada, que los demás siempre son mejores y desarrollarás un complejo de inferioridad.

Decir “me siento bien” significa postular que el otro es fuente de bienestar par él mismo y para nosotros, ya que nos desea el bien, lo que no significa que aceptemos todo lo que hace.

Decir “tú no eres bueno” significa postular que el otro sólo puede ser la fuente de cosas malas y de errores. Si te sientes bien y piensas que los demás no son buenos, empezarás a despreciar a los demás, te volverás arrogante, te sentirás por encima de los demás y desarrollaras un complejo de superioridad.

A continuación preguntar y escribir…

  • ¿En que posición de vida te encuentras?
  • Yo no estoy bien y tú sí (- +)

Te sientes inadaptado/a, desprecias al mundo, tiendes a dejarte humillar, estás permanentemente sediento/a de reconocimiento y buscas continuamente el reconocimiento de los demás. Vives mirando hacia fuera y te posicionas, a menudo, como víctima. Dices con frecuencia: “disculpe las molestias, seguramente lo que diré será una tontería, pero yo no tuve tanta suerte como usted. Soy un desastre. No me desenvuelvo tan bien como usted”.

  • Yo no estoy bien y tú tampoco (- -)

La visión de ti mismo y del mundo es negativa. Tiras la toalla, abandonas. Cuanto más interactúas, más te hundes y los problemas se hacen más grandes. Estás desesperado. Ya no eres capaz de pedir ayuda. No expresas tus necesidades y eliges, a menudo, huir por el camino de la depresión, las drogas… Sueles decir:” ¿de qué sirve hablar?. El mundo está podrido. No vale la pena. De todas maneras, soy un desastre.

  • Yo estoy bien y tú también (+ +)

El mundo evoluciona y tú también. Estás en un proceso de aprendizaje permanente. Mis experiencias negativas son lecciones de modelo para los que triunfan. Cuando se te presenta un problema, analizas las opciones y actúas. Escala las montañas. Sueles decir: “vamos a encontrar una solución. Aunque no opinemos lo mismo, vamos a cooperar. Realmente, la vida vale la pena ser vivida y me siento bien.

  • Yo estoy bien y tú no (+ -)

No tienes ningún reparo en traspasar la responsabilidad de tus problemas a los demás o a las circunstancias exteriores. Niegas tus problemas y crees que tienes la razón y que son los demás los que se equivocan. Persigues y dominas. Sueles decir: “es culpa tuya. Los demás son unos imbéciles. ¡Callad, estúpidos”.

  1. La práctica de la responsabilidad de sí mismo

Para sentirme competente para vivir y digno de la felicidad, necesito experimentar una sensación de control sobre mi vida. Esto exige estar dispuesto a asumir la responsabilidad de mis actos y del logro de mis metas. Lo cual significa que asumo la responsabilidad de mi vida y bienestar.

La práctica de la responsabilidad de sí mismo supone la admisión de lo siguiente:

  • Yo soy responsable de la consecución de mis deseos.
  • Yo soy responsable de mis elecciones y acciones.
  • Yo soy responsable del nivel de consciencia que dedico a mi trabajo.
  • Yo soy responsable de nivel de consciencia que aporto a mis relaciones.
  • Yo soy responsable de mi conducta con otras personas
  • Yo soy responsable de la manera de jerarquizar mi tiempo
  • Yo soy responsable de la calidad de mis comunicaciones.
  • Yo soy responsable de mi felicidad personal.
  • Yo soy responsable de aceptar o elegir los valores según los cuales vivo.
  • Yo soy responsable de elevar mi autoestima.

Asumir la responsabilidad sobre lo que va bien en nuestras vidas es muy fácil; la verdadera dificultad reside en asumirla cuando las cosas no van tan bien. Las personas que se desentienden de la responsabilidad sobre sus propias vidas y culpan a las circunstancias o a otros de su situación. Se convierten en profesionales del victimismo.

Marcel Proust dijo en cierta ocasión: “Nada ha cambiado, sólo yo he cambiado; por lo tanto, todo ha cambiado”. No hay mejor inversión que aquella que recae en nosotros mismos y que tiene como propósito que nos reconozcamos como responsables de nuestras vidas en lugar de como víctimas de las circunstancias.

Actividades…

Actividad 1: Entrevista a ti mismo

  • ¿Alguna vez le ha pedido perdón a alguien con sinceridad y humildad? ¿Cómo ha afectado eso a su relación? ¿Quién necesita una disculpa de usted? Pruébelo. ¿Cómo ha ido? ¿Cómo ha afectado a la relación?
  • ¿Siente ira o resentimiento hacia alguien? ¿Se siente víctima? ¿Cuáles serán las consecuencias si sigue sintiéndose así mucho tiempo? ¿Qué puede hacer hoy para empezar a deshacerse de ese sentimiento?
  • ¿Se ha dado cuenta de que se disculpa sin cesar, pero que su conducta sigue siendo la misma? ¿Cuáles serán las consecuencias a largo plazo? ¿Qué puede cambiar en usted mismo para eliminar alguno de los obstáculos que le impiden forjar relaciones mejores con los demás?

 

Actividad 2: Completar frases

Semana 1:

  • La responsabilidad de mí mismo significa para mí…
  • La idea de ser responsable de mi propia vida…
  • Si aceptase la responsabilidad de mi propia vida, eso significaría…
  • Cuando yo evito la responsabilidad de mi propia existencia…

 

Semana 2:

  • Si yo acepto un 5% más de responsabilidad en el logro de mis propias metas…
  • Cuando yo evito la responsabilidad en el logro de mis metas…
  • Si asumo más responsabilidad en el éxito de mis relaciones…
  • En ocasiones me mantengo en actitud pasiva (describir de qué manera)…

 

Semana 3:

  • Si asumo la responsabilidad de lo que hago acerca de los mensajes que recibí de mi madre…
  • Si asumo la responsabilidad de lo que hago acerca de los mensajes que recibí de mi padre…
  • Si asumo la responsabilidad de las ideas que acepto o rechazo…
  • Si aporto una mayor consciencia a las ideas que me motivan…

 

Semana 4:

  • Si acepto un 5% más de responsabilidad por mi felicidad personal…
  • Si evito la responsabilidad por mi felicidad personal…
  • Si acepto un 5% más de responsabilidad por mi elección de compañías…
  • Cuando evito la responsabilidad de mi elección de compañías…

 

Semana 5:

  • Si acepto un 5% más de responsabilidad por las palabras que salen de mi boca…
  • Cuando evito la responsabilidad de las palabras que salen de mi boca…
  • Si aporto una mayor consciencia a las cosas que me digo a mí mismo…
  • Si asumo la responsabilidad de las cosas que me digo a mí mismo…

 

Semana 6:

  • Me hago sentir desamparado cuando yo…
  • Me vuelvo deprimido cuando yo…
  • Me pongo ansioso cuando yo…
  • Si asumo la responsabilidad de volverme desamparado…

 

Semana 7:

  • Si yo asumo la responsabilidad por deprimirme…
  • Si yo asumo la responsabilidad de ponerme ansioso…
  • Cuando estoy dispuesto a comprender lo que he estado escribiendo…
  • No me resulta fácil admitir que…
  • Si asumo la responsabilidad de mi nivel de vida actual…

 

Semana 8:

  • Cuando más responsable de mí mismo me siento es cuando yo…
  • Cuando menos responsable de mí me siento es cuando yo…
  • Si no estoy en el mundo para vivir de acuerdo con las expectativas de nadie…
  • Si mi vida me pertenece a mí…

 

Semana 9:

  • Si abandono la mentira de ser incapaz de cambiar…
  • Si asumo la responsabilidad de lo que hago de mi vida a partir de este momento…
  • Si nadie va a venir a salvarme…
  • Me estoy volviendo consciente…

 

  1. La práctica de la autoafirmación

La autoafirmación significa la disposición a valerme por mí mismo, a ser quien soy abiertamente, a tratarme con respeto en todas las relaciones humanas. Respetar mis deseos, necesidades y valores y buscar su forma de expresión adecuada de la realidad.

Actividades…

Actividad 1: Completar frases

Semana 1:

  • Para mí la autoafirmación significa…
  • Si hoy viviese con un 5% más de autoafirmación…
  • Si alguien me hubiese dicho que mis deseos eran importantes…
  • Si tuviese el valor de considerar importantes mis deseos…

 

Semana 2:

  • Si aporto una mayor consciencia a mis necesidades y deseos más profundos…
  • Cuando yo ignoro mis anhelos más profundos…
  • Si yo estuviera dispuesto a decir sí cuando deseo decir sí y no cuando deseo decir no…
  • Si estuviera dispuesto a expresar más a menudo mis ideas y opiniones…

 

Semana 3:

  • Cuando suprimo mis ideas y opiniones…
  • Si yo estoy dispuesto a pedir lo que deseo…
  • Cuando permanezco en silencio en relación a lo que deseo…
  • Si estoy dispuesto a dejar que los demás oigan mi melodía interior…

 

Semana 4:

  • Si estoy dispuesto a dejarme oír la melodía que llevo dentro…
  • Si hoy expreso un 5% más de mí mismo…
  • Cuando yo oculto quién soy realmente…
  • Si yo deseo vivir de manera más completa…

 

  1. La práctica de vivir con propósito

Vivir con propósito es utilizar nuestras facultades para la consecución de las metas que hemos elegido: la meta de estudiar, de crear una familia, de ganarnos la vida, de empezar un negocio nuevo,…

Podemos pasarnos días, meses y años absorbidos por rutinas, empujados por la inercia de las obligaciones. Sin embargo, al cabo del tiempo nos preguntaremos si realmente estamos viviendo nuestra vida o nos limitamos a sobrevivir para cumplir con las expectativas de otros.

 Actividades…

Actividad 1: Hacer un cuadro de cuatro cuadrantes. En el primero aparece “Lo que amo”, en el segundo “Lo que el mundo necesita”, en el tercero “Aquello por lo que pueden pagarme” y en el cuarto “Aquello en lo que soy bueno”.y anota solo aquello que te apasione.

  1. Lo que amo: Anota todo aquello que se te ocurra que te hace sentir bien y feliz. Escribe rápido, sin darle muchas vueltas. Sé totalmente sincero. Empieza la frase: me hace feliz…
  2. Lo que el mundo necesita: En este segundo cuadrante escribe lo que necesitan los demás; no sólo tus amigos y tu familia, sino también el mundo. Empieza la frase: Mi querido…..necesita……
  3. Aquello por lo que pueden pagarme: En la tercera sección puedes consignar lo que te da dinero ahora mismo, sin juzgar si te hace feliz o no. Limítate a escribir “Ahora me gano la vida con”. A continuación plasma por escrito otras posibilidades de fuentes de ingresos que podrían sustentar tu vida en el futuro, con frases como “En el futuro me gustaría ganar dinero con…”
  4. Aquello en lo que soy bueno: Deja a un lado lo que los demás te hayan dicho y escribe aquí lo que tú sinceramente piensas. Empieza tus frases con “Soy bueno…”

Vuelve ahora al folio escrito con los cuatro componentes y subraya aquello a lo que no estés dedicando esfuerzo. Por cada una de esas cosas desatendidas, escribe una lista con tres acciones concretas que emprenderás desde ahora para poner en marcha tu propósito.

Actividad 2: Trabajo del cuento “Caperucita, la abuelita y el lobo feroz van al terapeuta”. Del libro La Brújula interior  de Álex Rovira.

Érase una vez una Caperucita, su abuelita y el lobo feroz. Un día, viendo que las cosas no iban del todo bien, que llevaban una vida un tanto ajetreadas y complicadas, y, sobre todo, que estaban cansados de vivir siempre el mismo cuento, decidieron ir a ver a un psicólogo. Al cabo de unos meses de trabajo terapéutico…

… Caperucita decidió dejar de hablar con lobos seductores, manipuladores y mentirosos que la engañaban y la hacían andar más de la cuenta por caminos largos y complicados.

…La abuelita decidió dejar de abrir la puerta a lobos que se hacían pasar por tiernas niñas, aunque peludas y con la voz ronca. Decidió, además, dejar de vivir en una casa aislada en medio del bosque y se compró un pisito en la ciudad. También contrató a un asistente para que le cuidase y le hiciera la compra, a fin de evitar que su nieta tuviese que llevarle provisiones atravesando un bosque lleno de lobos mentirosos y peligrosos. Porque la abuelita, gracias a la buena fe de su hija y su nieta, había ido ahorrando con el tiempo dinero de sobras para pagarse el pisito y el asistente.

… Y el lobo feroz decidió dejar de disfrazarse de abuelita y de meterse en casas ajenas para cazar. Vio que era más fácil cazar conejos en el bosque que complicarse la vida engañando a niñas y a abuelas usando disfraces… Es decir, decidió ser un lobo de verdad, un lobo auténtico.

Y colorín colorado, el cuento se ha acabado…

¡Definitivamente!

Para descanso y felicidad de sus tres protagonistas.

Moraleja: quizá para empezar a ser felices de verdad lo que toca es emezar a ser sinceros con nosotros mismos para vernos tal cual somos, pedir ayuda si la necesitamos y, en definitiva… Dejarnos de cuentos

Los tres personajes creían ser algo que no eran, y que se complicaron la vida porque asumieron como ciertas algunas verdades que les llevaron a comportarse, como a muchos de nosotros, de una manera un tanto absurda.

Cuando se plantean cuáles son sus verdaderas motivaciones cambian su manera de comportarse. Actuando de la misma manera en la que piensan.

 

Actividad 3: Completar frases

  • Para mí, vivir con propósito significa…
  • Si aporto un 5% más de propósito a mi vida de hoy…
  • Si actúo con un 5% más de propósito en el trabajo…
  • Si tengo un 5% más de propósito en mis comunicaciones…
  • Si aporto un 5% más de propósito en mis relaciones en el trabajo…
  • Si actúo con un 5% más de propósito en mi relación amorosa…
  • Si actúo con un 5% más de propósito con mis hijos…
  • Si actúo con un 5% más de propósito con mis amigos…
  • Si tengo un 5% más de propósito en relación a mis anhelos más profundos…
  • Si tengo un 5% más de propósito en el cuidado de mis necesidades…
  • Si asumo más responsabilidad en el cumplimiento de mis deseos…
  • Si es verdad cualesquiera de las cosas que he escrito, sería útil que yo…

 

Actividad 4: Dar una respuesta firme  a la pregunta : ¿Para qué vives?. Nadie, absolutamente nadir, puede responderla por ti. Y cuando eres capaz de dar respuesta es cuando se hace fácil definir tus objetivos, tus siguientes pasos.

 

  1. La práctica de la integridad personal

A medida que maduramos y desarrollamos nuestros propios valores y normas, la cuestión de la integridad personal asume una importancia cada vez mayor en nuestra valoración de nosotros mismos.

La integridad consiste en la integración de los ideales, convicciones, normas, creencias, por una parte, y la conducta, por otra. Cuando nuestra conducta es congruente con nuestros valores declarados, cuando concuerdan los ideales y la práctica, tenemos integridad

Las personas que han perdido la integridad viven y trabajan en el mundo en el que se aparenta ser algo que no se es. Vivir una vida falsa supone una gran carga para nuestra consciencia y para las personas que dependen de nosotros. La integridad total elimina esa carga.

Las personas que han perdido la integridad sólo saben parecer o aparentar. Viven y trabajan. Viven y trabajan en un mundo de aparentar ser algo que no son. Les preocupa más cómo los ven los demás que quienes son en realidad.

Actividades…

Actividad 1: Escriba en su diario qué significa para usted ser una persona de total integridad. Elija un área de su vida en la que se podría ser más íntegro. Y séalo. ¿Cómo se ha sentido?¿En que áreas de su vida es un ejemplo de valor? ¿Y de humildad? ¿En qué medida disfruta en su vida de los frutos de la integridad? Escriba una situación en la que podría haber mostrado más valor y otra en la que podría haber sido más humilde. Pruebe a hacerlo.

Actividad 2: Completar frases

  • Para mí la integridad significa…
  • Si pienso acerca de los ámbitos en que tengo dificultad en practicar una total integridad…
  • Si aporto un mayor nivel de consciencia a los ámbitos en los que tengo dificultad en practicar la integridad plenamente…
  • Si aporto un 5% más de integridad a mi vida…
  • Si aporto un 5% más de integridad a mi trabajo…
  • Si aporto un 5% más de integridad a mis relaciones…
  • Si mantengo la lealtad a los valores que realmente creo correctos…
  • Si me niego a vivir de acuerdo con valores que realmente creo correctos…
  • Si me niego a vivir de acuerdo con valores que no respeto…
  • Si considero mi autoestima algo prioritario…

 

Actividad 3:  Escribe una carta a tu inconsciente que explique…

  • Cómo te sientes, lo que ya no quieres y estás dispuesto a cambiar, la vida que deseas y con qué intensidad quieres que se convierta en realidad; con qué recursos cuentas para conseguirlo, … Explica aquello que en verdad eres tú, aquél lugar, aquellas circunstancias, sensaciones y experiencias que quieres vivir, a tu deseo profundo e impulsor.
  • Que describa tus motivos de cambio: consiste en expresar y enumerar detalladamente las circunstancias que motivan el anhelo de cambio de uno o varios aspectos de tu vida. Háblate desde el corazón. Ábrete cuanto puedas y sé sincero. Escribe como si el destinatario fuera una persona a la que amas profundamente, de tu total confianza, que sabes que te va a dedicar tiempo, atención y cariño en la lectura. Es importante que enumeres aquello que quieres eliminar de tu vida. Aquello que ya no quieres llevar en la mochila, que te sobra, que ya no aguantas más. Aquello que si desapareciera mañana haría que te sintieras sumamente feliz.
  • Tu listado de deseos: dejar por escrito cuáles son tus deseos más profundos, los que te impulsan al cambio. Hacer visible el deseo es hacer visible parte de tu inconsciente, por lo que en definitiva estás abriendo la puerta de la entrada al que será tu principal aliado. Escribe desde lo más profundo de tus anhelos. Déjate llevar por lo que salga, escribe todo lo que te venga a la mente. Escribe y escribe hasta que creas que no tienes nada más que decir, sin restricciones ni censuras de ningún tipo. En este punto te recomendamos que:
  • Expreses tus deseos en positivo, evita las fórmulas en la que aparezca un “no”. Simplemente dales la vuelta. Sustituye, por ejemplo “no quiero hacer tal cosa” por “deseo hacer tal otra”
  • Concreta el deseo, especifícalo. Descríbelo como si ya estuviese realizado en detalle, imaginando nítidamente cómo se convierte en realidad y cómo te sientes tú viviendo en esa situación.
  • No hagas objeto de deseo a otras personas. Cada cual vive su vida. Cada cual tiene su propia dirección. Esta es una carta dirigida a ti, no una carta para manipular a nadie. Es mágica en la medida en que puede transformarte a ti, pero no a los demás. Al cambiar tú, cambiará tu manera de relacionarte con los demás, eso es todo.

 

6.ASPECTOS A TENER EN CUENTA

Para poder trabajar correctamente las actividades que fomenten el trabajo de la autoestima son necesarias tres habilidades básicas en la figura que las lleve a cabo: aptitudes de relaciones humanas, crear una ambiente de seguridad y aceptación y transmitir una perspectiva de esperanza y optimismo.

7.BIBLIOGRAFIA Y WEBGRAFÍA